Arte, literatura, fotografía, pintura, vídeo...

domingo, 13 de noviembre de 2011

Ramón Casas. Pintura

Ramón Casas i Carbó, Barcelona (1866 - 1932)

 

ramon casas i carbo_La Sargantain_1907

Pintor catalán, nacido en Barcelona el 5 de enero de 1866, hijo de Ramon Casas i Gatell, indiano que había hecho fortuna en Matanzas (Cuba) y de Elisa Carbó i Ferrer, hija de una adinerada familia burguesa. De muy niño se distinguió en las clases de dibujo en el colegio de Carreras (Barcelona), lo que hizo que, en 1877, abandonara la escuela para estudiar arte en el estudio de Joan Vicens.

ramon casas i carbo_auto-retrato

En 1881, siendo adolescente, fue cofundador de la revista L’Avenç, y en octubre de ese año, acompañado de su primo Miquel Carbó i Carbó, estudiante de medicina, realizó su primer viaje a París. Ese invierno, motivado por lo descubierto en la capital francesa, estudió en la academia particular de Carolus Durán y más tarde en la Academia Gervex. Al año siguiente expuso algunas de sus obras en la Sala Parés de Barcelona, y en 1883 expuso un autorretrato en una sala de los Champs Elysées de París; el cuadro le valió una invitación como miembro del salón de la Societé d’Artistes Françaises.

 

ramon casas i carbo_Interior de taller después de una fiesta_1883

 

ramon casas i carbo_Le Sacré-Coeur, Montmartre_1891

Su nueva vida de artista lo arrastró por diversos lugares, estableciéndose en las estaciones frías en París (era corresponsal de la revista L’Avenç) y el resto del año en España, sobre todo en Barcelona, pero también en Madrid y Granada, demostrando un temperamento abierto que le acompañó siempre.

 

ramon casas i carbo_placa de braus

De sus experiencias en ese tiempo surge una forma nueva de ver su arte y la iniciativa de pintar cuadros de multitudes: su cuadro de 1884 "Plaza de toros"  da prioridad al público en la plaza sobre la acción taurina, y representa el inicio de esa tendencia y la mejor prueba de su variedad temática. Presenta un encuadre fragmentario, diverso, un punto de vista elevado y una construcción del espacio por medio de zonas de color contrastado que se repetirá en otras obras. En aquel momento, algunos críticos que después lo defenderían como Eduald Canibell dijeron que el cuadro podía tener interés como esbozo, pero no como obra acabada. Durante el año 1886 Casas sobrevive a una peligrosa tuberculosis. Fue en ese tiempo cuando toma contacto con artistas de la altura de Santiago Rusiñol o Ignacio Zuloaga.

ramon casas i carbo_retrats_1890

Rusiñol se hace acompañar de Casas para la realización de un proyecto que en 1889 cristalizaría en el libro “Por Cataluña (desde mi carro)”, con textos de Rusiñol e ilustraciones de Casas. Se pintó a sí mismo en un curioso cuadro titulado  "Retratándose",  en el que podemos ver a Casas en un exterior, con capa y sombrero negro, y frente a él a Santiago Rusiñol con bombín y traje marrón. Se trata de un divertimento, de una especie de broma cómplice, que define perfectamente la amistad entre ambos pintores catalanes.

ramon casas i carbo_Interior Galette 1890-91

 

ramon casas i carbo_Molinera de la Galette_1900

Regresaron juntos a París donde se alojaron en el Moulin de la Galette, en Montmartre, junto con el crítico de arte y pintor Miguel Utrillo y el dibujante Ramon Canudas. Rusiñol realizaría por aquel entonces una serie de crónicas para el periódico La Vanguardia con el título”Desde el Molino”, que contaron también con las ilustraciones del mismo Ramon Casas. La Societé d’Artistes Françaises volvió a interesarse por él, convirtiéndolo en miembro, lo que le permitiría exponer dos veces al año sin pasar previamente por ningún jurado.

ramon casas i carbo_matinee_1900

ramon casas i carbo_Estudio_1889

ramon casas i carbo_Un patio_1889

Volvió a exponer en 1890 en la Sala Parés de Barcelona junto con Santiago Rusiñol y el escultor Enric Clarasó, demostrando que en esa época seguía los postulados del academicismo pero que no había dejado pasar el impresionismo que había asumido en sus estancias parisinas. De ese modo inauguró lo que se dio en llamar modernismo, movimiento cultural encabezado por intelectuales individualistas y anti tradicionalistas que luchaban por equiparar el arte catalán con el resto de Europa.

ramon casas i carbo_Las regatas_1888

ramon casas i carbo_Club de regatas_1892

ramon casas i carbo_Bal de l'après-midi_1896

ramon casas i carbo_En el hipodromo 1898-1901

ramon casas i carbo_Pere Romeu_1897

 

ramon casas i carbo_Casas y Romeu en tándem (1897)

El modernismo tuvo su centro en "Els 4 Gats", un café que se inauguró en la barcelonesa casa Martí en el barrio gótico, y que fue regentado por Pere Romeu y financiado por Ramon Casas, inspirado como el propio estilo artístico en su referente parisino Le Chat Noir. El local todavía puede visitarse en una reconstrucción fiel que respeta el lugar y la decoración que tenía en los tiempos de Casas, como demuestra la conservación de una copia del  cuadro Ramon Casas y Pere Romeu en tándem  presidiendo una de las paredes principales. Casas utiliza en esta pintura una técnica más propia del cartel comercial que de la pintura al óleo. Sintetiza su estilo al máximo. Así, el fondo queda reducido a una simple línea que evoca una silueta urbana, mientras que las figuras se tratan con colores planos y vivos confinados por los gruesos trazos negros que las delimitan. En la parte superior de la derecha, el artista había escrito “Per anar amb bicicleta no’s pot dur l’esquena dreta” en catalán original (“Para ir en bicicleta no se puede ir con la espalda recta”), haciendo mención a la postura que adopta en el mismo Pere Romeu y que implica que la mayor parte del esfuerzo de pedalear lo está haciendo su compañero Ramon Casas. Cuando el local se cerró, la pintura se vendió y su comprador la hizo recortar prescindiendo de nueve centímetros de tela en la parte inferior y de un metro de ancho. De esta forma, la rueda derecha quedó cortada, así como la frase anterior. Al quedar ésta incompleta, nuevo el propietario hizo tapar las palabras que habían quedado intactas.

 

ramon casas i carbo_Interior al aire libre (1892)

 

Ramón Casas
Erik Satie (El bohemio; Poet of Montmartre), 1891
oil on canvas, 198.8 x 99.7 cm (78 1/4 x 39 1/4)
Northwestern University Library

 

ramon casas i carbo_Madeleine-el ajenjo(absenta) 1892

En esa época pintó un gran número de estudios y retratos, de los que son excelente muestra el lienzo "Al aire libre" y el retrato del compositor Erik Satie, titulado "Un bohemio". Pero una de sus obras más importantes de ese tiempo fue  "Chica en un bar", también llamada Madeleine, donde se recoge de forma relajada el ambiente bohemio de finales del XIX. El cuadro parece ubicarse a medio camino entre el impresionismo francés y el estilo académico. El tono rojizo del pelo de la chica armoniza con el encendido color de la blusa y la bebida. Ello se compensa mediante los tonos blancos de la falda y la pared. La expresión de la muchacha aporta poca información: puede que sea tímida, quizá esté muy triste o simplemente aburrida, aunque parece demasiado ensimismada en su entorno para mostrar cualquier sentimiento. Sea como fuere, se trata de un excelente ejemplo del don de Casas para el retrato.

ramon casas i carbo_Retrato de las señoritas N.N. (1890)

Como artista modernista empezó a ser conocido nacional e internacionalmente (Madrid, Berlín, Chicago recibieron exposiciones suyas), y a la altura de esa época organizó con Rusiñol constantes exposiciones en Barcelona y Sitges, pueblo costero catalán que se convirtió gracias a Rusiñol en un centro cultural fundamental entre los artistas del momento.

ramon casas i carbo_elisa casas

Fue escogido en 1900 para representar a España en la Exposición Universal de París, llevando para ello un "retrato de su hermana Elisa Casas" con un precioso traje blanco adornado con claveles, guantes de ante y abanico, y el ya famoso de Erik Satie.

ramon casas i carbo_Garrote vil_1894

Siguiendo su carrera internacional, la impactante pintura sobre la pena de muerte titulada "El garrote vil", inaugura su serie de cuadros de crónica social. El pintor reflejó en esta obra la ejecución de Aniceto Peinador, un joven de diecinueve años ajusticiado en 1893, en la cárcel de la calle Amalia de Barcelona. De nuevo, el punto de vista elevado es el de un testigo, sin eliminar detalles como el árbol en primer término que impide la visión de la escena, estorbando incluso la del patíbulo y actuando como referente espacial. Con objetividad, el pintor describe el carácter del acontecimiento público de la ejecución, sin centrarse en ningún protagonista concreto, ni siquiera el reo, que apenas se entrevé entre el verdugo y los confesores, y dejando que el espectador pasee su vista como podría hacerlo un testigo presencial. Esta obra ganó uno de los premios en Múnich en 1901. Otro momento crucial fue cuando el Gran Teatre del Liceo, emporio de la burguesía catalana, abrió su exclusivo Círculo para exponer permanentemente doce obras suyas.

ramon casas i carbo_Corpus. Salida de la procesión de la iglesia de Santa María_1898-99

En 1896 una bomba anarquista estalló en mitad de la procesión del Corpus Christi que salía de la barcelonesa iglesia de Santa María del Mar, matando a doce personas y sembrando el terror en la ciudad. Casas elige en su obra "El Corpus Christi" el momento de la salida de la procesión antes de su paso por la calle de Canvis Nous, donde se produjo el atentado. La escena está encuadrada desde arriba y el pintor se recrea en el juego cromático y festivo de los estandartes, las colgaduras de los balcones y los velos blancos de las niñas vestidas de Primera Comunión que acompañan la procesión, aludiendo así al caos y la desesperación que se producirá poco después y del que sus víctimas son ignorantes. La técnica, de pinceladas rápidas y poco cargadas de materia, es propia de cuadros de pequeño formato, pero resulta muy difícil de aplicar en una tela de estas dimensiones. Casas aplica, una vez más con gran audacia, los recursos de la pintura moderna a un género que parecía vedado para ella.

ramon casas i carbo_Embarque de tropas_1896

 

ramon casas i carbo_La Carga_1899

En 1903 es elegido miembro del Salón du Champ de Mars de París, lo que le proporciona el privilegio de exponer allí anualmente. En su presentación ofreció su célebre "La carga",  otra obra de multitudes que tomaba partido nuevamente en los conflictos sociales de principios de siglo. La obra hace alusión a una huelga en Barcelona en 1902, aunque se sabe que Casas lo pintó en 1899 y que, al ser rechazada en la Exposición Universal de París de 1900, la presentó en la Exposición General de Madrid de 1904, donde obtendría  el primer premio. De nuevo Casas insiste en dar una alternativa moderna a los cuadros de historia, recurriendo a un formato de grandes dimensiones. A diferencia de El garrote vil, el pintor opta aquí por centrar dramáticamente el conflicto en el guardia civil a caballo que arrolla a un manifestante; ambos sin embargo, no ocupan el centro de la composición, sino que, desde el extremo derecho, son el punto de partida de un espacio panorámico que se despliega en abanico hacia la izquierda, traduciendo expresivamente el movimiento de la multitud despavorida que huye de los sables policiales. En el centro, un gran espacio vacío completa el drama y remata una composición insólita para un cuadro de este tipo. Una vez más, Casas adapta con asombrosa facilidad su técnica suelta, de manchas contrastadas y luz difuminada, a un formato inusual. En 1910, realizó una nueva versión reducida, con el guardia civil a pie, que se conserva en una colección americana.

 

ramon casas i carbo_La Sargantain_1907

 

ramon casas i carbo_La parisiense

 

ramon casas i carbo_Julia sentada

 

ramon casas i carbo_julia blanc i negre

A su vuelta a Barcelona conoce a Júlia Peraire, bella vendedora callejera de lotería de la que se encaprichó febrilmente. La convirtió en su amante y su modelo, y aunque les diferenciaban 22 años de edad, siguieron juntos toda la vida. "La sargentain", es uno de los primeros retratos que Casas le dedicara, demostrando una fascinación renovada por la belleza del retrato y exhibiendo un erotismo sereno que impregnó esa parte de la obra y de la vida del artista. La  entrada en sociedad de la joven vendedora repercutió en la temática de sus retratos: imágenes de burguesa altiva, con ropajes dignos de la irrupción en su nueva clase, confirmando su derecho a pasearse por los salones que hasta entonces le estaban vedados. Se casó con ella en 1922, cuando logró vencer la oposición familiar.

ramon casas i carbo_Retrato de la señora Baladia

Casas se convirtió con los años en el pintor más cotizado de la burguesía catalana, cultivando en la última etapa de su producción artística algo tan finamente burgués como el retrato. En 1908, junto a Charles Deering, Casas realiza un viaje por Cataluña, en el que el millonario americano compra el antiguo hospital de Sitges, restaurándolo y reformándolo para residir temporalmente en él, renombrándolo Maricel. En noviembre viaja a los Estados Unidos y Cuba, invitado por Mr. Deering, y realiza una docena de retratos al óleo y una treintena al carbón de personas conocidas por Mr. Deering. En el mismo año pinta el "Retrato de la Sra. Baladia" , en el que Casas adopta un esquema de la figura femenina que tuvo mucho éxito entre la alta sociedad. Éste era el segundo retrato que Casas hacía a tal modelo, y en él como en el anterior el artista plasma perfectamente la belleza de una serena dama burguesa. La figura aparece sentada con las piernas superpuestas, en una actitud relajada y con una mirada de cierta complicidad con el artista, amigo de la retratada. Destaca la cualidad en el tratamiento de los pliegues del vestido blanco, el sombrero situado a su derecha, la flor sostenida y que es ofrecida al espectador, así como la expresión de la Sra. Baladia a base de un detallado dibujo que destaca las cualidades de su delicada piel. Como la obra le gustó mucho a su autor, solicitó poder exponerla en la Exposición Universal de Bruselas de 1910.

ramon casas i carbo_Julia en el claustro del Monasterio de Sant Benet

En 1909, vuelve a Barcelona y continúa con sus exposiciones. En 1910 y 1911 viaja por Europa central y por Holanda

ramon casas i carbo_El Puerto de Rosas

En 1912 hereda el Monasterio benedictino de Sant Benet de Bages, situado en el término municipal de Sant Frutós del Bages, comarca catalana del Bages.

ramon casas i carbo_monasterio_de_sant_benet_de_bages

En 1918 Casas visita el frente en el transcurso de la Primera Guerra Mundial, quedando profundamente afectado. En 1921 se reemprenden las exposiciones de Rusiñol, Casas y Clarasó en la Sala Parés. Continuó exponiendo junto a Santiago Rusiñol, cultivando con maestría el arte del retrato y del paisaje, hasta la muerte de éste en 1931. Sólo un año después fallecería también Ramon Casas.

Cartelería


ramon casas i carbo_Pèl & Ploma_1899

ramon casas i carbo_Lola Plumet_1898

ramon casas i carbo_Ámbar y espuma_1898

ramon casas i carbo_Mono y mona_1898 

ramon casas i carbo_Opera_1900ramon casas i carbo_Montmarte_1901ramon casas i carbo_Real Automovil-Club de Cataluña_1914

Desnudos

ramon casas i carbo_Flores deshojadas

ramon casas i carbo_Figura desnuda

ramon casas i carbo_Desnudo_1

ramon casas i carbo_Desnudo_1 e

ramon casas i carbo_Desnudo_1 b

ramon casas i carbo_Desnudo

ramon casas i carbo_Estudio de Luz 2

ramon casas i carbo_Estudio 1

ramon casas i carbo_Entre dos luces_1896ramon casas i carbo_mujer

Tauromaquia

ramon casas i carbo_Torero

ramon casas i carbo_Ruedo

ramon casas i carbo_Escena taurina 1886

Retrato

ramon casas i carbo_11

ramon casas i carbo_carbo_noia_de_perfil

ramon casas i carbo_Busto dama 1900

ramon casas i carbo_Dña. María Luisa Abadal

ramon casas i carbo_Joven con pañuelo azul (1903)

ramon casas i carbo_Mujer con mantilla española de madroños_1915

ramon casas i carbo_Retrato de Pablo Picasso_1900     ramon casas i carbo_Retrato de Isidre Nonell_1898

ramon casas i carbo_Retrato de M. Urgell

ramon casas i carbo_Retrato de Eugeni d´Ors

ramon casas i carbo_autorretrato_1908


Ramon Casas y Santiago Rusiñol

ramon casas i carbo_Retrato de Santiago Rusiñol_1889

"Ramon Casas y Santiago Rusiñol hacían lo que les daba la gana porque eran ricos, bohemios y artistas. Fueron dos atípicos burgueses catalanes que no jugaron al doble juego de la hipocresía. De jóvenes, coquetearon con el anarquismo y de mayores se dedicaron a dar rienda suelta a sus caprichos. Rusiñol se adentró en la droga y el alcohol, y Casas se tiró a la buena vida. En lo familiar también fueron atípicos. Rusiñol abandonó a su mujer la misma noche de bodas y Casas supo evadir responsabilidades manteniéndose soltero durante muchos años".ramon casas i carbo_Retrato de María Rusiñol_1893
"La Sargantain es uno de los primeros retratos de Júlia Peraire, una vendedora callejera de lotería, que fascinó al artista y se convirtió en su amante oficial hasta que, casi al cabo de veinte años, se llegara a formalizar la relación con católica boda. A diferencia de la desolada Madeleine, la profundidad de La Sargantain viene dada por el potente erotismo que contiene, como el encuentro primigenio de dos amantes en celo. ramon casas i carbo_Primero pasarás sobre mi cadáver_1893

Luego vendría la rutina... Júlia con mantón, Júlia disfrazada de gitana, de señora bien, de monjita con carmín y polvos de arroz, Júlia... una y mil veces Júlia, hasta convertirse en un cliché digno de figurar en una cajetilla de cerillas o en una hoja de calendario a lo Romero de Torres".

ramon casas i carbo_laparisien roja

ramon casas i carbo_Decadente (1899)
"El retrato de Madeleine de Boisguillaume, esa mujer de profunda melancolía que fuma y bebe absenta sola en un bar, esperando algo que ya sabe que jamás vendrá, es una de las obras más profundas y fascinantes de Casas. Marca un inicio brillante que desgraciadamente se irá diluyendo en la banalidad y el éxito fácil".
J. CASAMARTINA I PARASSOLS

4 comentarios:

  1. Stupendo. Lo que aprendo y disfruto contigo, Fer.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda el siglo XIX es para que disfrute la gente con buen gusto. Ramón casas era sin duda un genio más de aquel turbulento pero apasionante siglo.

    Precioso, gracias

    ResponderEliminar
  3. simplemente maravilloso el siglo XIX jamas se olvida felicidades por tu trabajo gracias

    ResponderEliminar