Arte, literatura, fotografía, pintura, vídeo...

sábado, 11 de diciembre de 2010

RAMÓN GAYA. Pintura

Pintor español (Murcia 1910,  Valencia 2005)

Mi terraza de Roma, 1966(1)
Homenaje a  Margarita Van EyckRamon Gaya 2Homenaje a Takanobu (1972)autorretratoPonte Vecchio (1962)Los baños del Tevere (1971)homenaje a santa teresaHOMENAJE A RUBENS, 1947. Óleo sobre tabla. 40 x 30 cmINTERIOR (CARDESSE), 1939. Gouache sobre papel. 40.5 x 50La Piazzetta (1953)Tejados de Madrid 1961Retrato de Ana Font (1973)Atardecer desde la casa de Rafael de PaulaAZOTEA DE VENECIA -  1955. Lápiz y pastel sobre papel. 64 x 50FLORERO CON COPA, 1955. Óleo sobre lienzo. 55 x 45.5 cmLa SaluteChinchònRamon Gaya por Juan BallesterRamón Gaya

http://www.ramongaya.com/
http://www.ramongaya.blogspot.com/
http://www.museoramongaya.es/
http://www.museoramongaya.es/accesible/ramongaya/elpintor.asp
http://www.ni78.com/ytVAt2qNV8Eot/vida-y-creacion-ramon-gaya-1910-2005/

    Pintor y escritor español nacido en Murcia. Su padre, litógrafo de profesión, lo introdujo en el mundo de la pintura. Admirador del cubismo de Picasso al principio y de Velázquez, Tiziano o Van Gogh más tarde, con 17 años expuso en París. En la Segunda República, realizó decorados para obras de teatro de García Lorca y participó en el Pabellón de España en la Exposición Universal de París. Tras la Guerra Civil, se exilió en Francia hasta 1952, cuando emprendió viaje a México. En éste país se enfrentó con Diego Rivera, mientras se relacionaba con artistas como Octavio Paz o Xavier Villaurrutia. En 1956, regresó a Europa y se instaló en Italia. Para él, Venecia era la capital de la pintura. Italia le sirvió de puente hacia su país natal, al que volvió en la década de lo sesenta. Fue amigo del escritor Jorge Guillén y de buena parte de la Generación del 27, con los que compartió el camino de la tradición y un cierto rechazo a la vertiente superficial de la modernidad. Gaya, apasionado de la obra de Velázquez, se consideró asimismo un artista desarraigado y nunca siguió los dictados de la moda. Contemplar un cuadro de Gaya es sumergirse en un apasionante pulso con la luz, en un continuo juego de colores y luminosidades en el que la forma es sólo insinuación, la captación de la esencia íntima de los pequeños objetos. Como dijo él mismo en uno de sus versos: “Pintura no es hacer: es sacrificio, es quitar, desnudar, y trazo a trazo, el alma irá acudiendo sin trabajo."

2 comentarios:

  1. Saludos desde Murcia.

    Te he conocido a través del blog de Nelson Souzza.

    Curiosamente acudí a una exposición de Gaya en Murcia hace unas semanas. Con motivo del centenario de su nacimiento se están mostrando algunos de sus cuadros.

    No sé si soy atrevida en mis planteamientos, ¿qué opinión te merece este pintor?


    ¡Enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla y que sutileza

    ResponderEliminar